Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

Comida I-tal surge de la mano del movimiento rastafari




La comida jamaicana se suele asociar con el pollo asado o frito. Pero hay un movimiento, el rastafari, que practica una cocina no manufacturada, que pretende ser una forma de resistencia a la homologación y a la uniformización cultural.

Se trata de una cocina sencilla y saludable, cuyo nombre es I-tal (en referencia a la palabra inglesa “vital”) y relacionada con los seguidores del movimiento rastafari en auge en Jamaica y en otros países.

La alimentación I-tal llegó de la mano del rastafarismo, una religión monoteísta nacida en los años 30 en Jamaica. Al igual que los veganos, los rastafaris rechazan cualquier alimento de origen animal. “Los que comen I-tal -explica el chef Noel Wilson- van más allá”.

“Nos enfocamos en el aspecto espiritual de comer de una manera natural. Nuestra idea es promover la vida, la energía vital que hay en cada uno de nosotros. La comida I-tal es cultura en Jamaica, un tipo de cultura que la gente consume para vivir mucho tiempo, mantenerse sanos y tener la cabeza y el alma limpias”, dice.

Noel Wilson es el chef del restaurante 7 Basiks&More, situado en el vecindario Vineyard, en Kingston, la capital de la isla caribeña.

Junto al restaurante hay una pequeña tienda que vende la comida y las bebidas que preparan Noel y sus colaboradores. Desde pan hasta batidos, este punto de venta satisface hasta los paladares más refinados.

“La cocina I-tal -continúa- es saludable. No contiene sal pero es muy sabrosa. Es muy variada: nuestras especialidades son el estofado, el tofu, el arroz con verduras fritas, el plátano hervido, el arroz integral, que contiene fibra. Todos platos que equilibran la dieta”.

Las reglas de la cocina I-tal son pocas y precisas. Primera, los alimentos deben ser lo más naturales posible, por lo que se rechazan los alimentos modificados químicamente y que contienen aditivos.

Segunda, no se permite ningún alimento que cause la muerte de un animal. Para los rastafaris, la comida aumenta la vitalidad y la energía positiva y, por lo tanto, la muerte no tiene cabida en su filosofía de vida.

 

 I-tal es una cocina sencilla y saludable y está relacionada con los seguidores del movimiento rastafari en auge en Jamaica y en otros países. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *