Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

Organismo mexicano nominado a premio por conservación de áreas naturales protegidas en Chiapas




El Fondo de Conservación el Triunfo (Foncet), está nominado para ganar el Premio Pathfinder como mecanismo financiero innovador para la conservación de la biodiversidad en las Áreas Naturales Protegidas de Chiapas.

El premio es otorgado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y su Comisión Mundial de Áreas Protegidas (CMAP), así como WildArk-A Movement for The Wild y se dará a conocer en noviembre de este año en Egipto.

El reconcomiendo Pathfinder premia las soluciones excepcionales e innovadoras para áreas protegidas y conservadas, desarrolladas e implementadas por individuos, organizaciones o grupos.

De esta manera el Foncet está nominado por el trabajo en la reserva de la biósfera El Triunfo que es una de las regiones de mayor importancia biológica a nivel nacional y en el cual se encuentra uno de los últimos reductos de bosques de niebla

La nominación se abrió el mes de junio y finalizó el 31 de agosto, el jurado calificará las soluciones más innovadoras y está conformado por expertos de las comisiones que representa la UICN.

Desde 2002 el Foncet se encarga de recaudar fondos para la protección de la Sierra Madre del Sur en Chiapas en donde se encuentra la Reserva de la Biosfera El Triunfo, que conserva el bosque de niebla y una región de selva tropical húmeda del Soconusco, ecosistemas ricos en biodiversidad.

La Reserva de la Biosfera El Triunfo fue decretada el 13 de marzo de 1990, con una superficie de 119 mil 177 hectáreas a través de los municipios de Villacorzo, La Concordia, Ángel Albino Corzo, Siltepec, Acacoyahua, Mapastepec, Pijijiapan, Monte Cristo de Guerrero y Escuintla, en la porción central de la Sierra Madre de Chiapas.

La selva tropical húmeda del Soconusco es la única selva de estas características en todo el Pacífico Mexicano y posiblemente de Mesoamérica. La cobertura vegetal de la parte alta actúa como una esponja que capta el agua de las lluvias y la humedad proveniente del Océano Pacífico.

Mientras que el bosque de niebla de esta zona es considerado como el más diverso de Norte y Centroamérica, y es uno de los sitios con el mayor sistema de migración de aves de esas dos latitudes.

En la reserva existen zonas de amortiguamiento en 28 ejidos, un bien comunal y 338 propiedades privadas en donde existen asentamientos humanos. En esta zona están permitidas y se promueven actividades de uso sostenible de los recursos naturales compatibles con la conservación de la naturaleza, la restauración en zonas de alto riesgo y de protección.

Por otro lado, la zona núcleo de la reserva que se encuentra restringida está compuesta por cinco polígonos, y se asienta en terrenos propiedad de la nación, con una extensión de 25 mil 763 hectáreas. En esa zona sólo se permiten actividades de protección, investigación científica, de educación y de recreación sin ningún asentamiento humano.

A esta zona en lo alto de la montaña sólo esta permitido el asenso de 60 personas al año divididas en grupos no mayores a 12 personas, además del personal capacitado en el ascenso: cocineras, guardaparques y personal especializado en primeros auxilios y en el suministro de antídotos en el caso de la mordedura o picadura de alguna serpiente o insecto.

Los grupos se componen por biólogos, ornitólogos, observadores de aves, tesistas, académicos y algunos donantes que cada año ofrecen a El Triunfo los recursos necesarios para mantener su estado de conservación.

Los 60 afortunados suben la pendiente en cinco o seis horas a lo largo de hermosos senderos que permiten apreciar paisajes deslumbrantes entre los verdes vivos que ofrece la copiosa vegetación.

El Foncet también trabaja en la sensibilización ambiental, restauración, vigilancia, manejo del fuego, ecotecnias, ganadería, monitoreo de la calidad de agua, entre otras actividades que se realizan bajo un enfoque de manejo de cuenca, en donde ésta es la unidad básica para la gestión territorial.

En entrevista para Notimex la directora del Foncet, Ana Valerie Mandri, afirma que el trabajo del Foncet es recabar los recursos necesarios para la conservación, sin embargo, reconoció que cada vez es más lo que se tiene que hacer con el mismo dinero para ello, destacó, “tenemos que coordinarnos más, hacer proyectos mucho más estratégicos”.

Dijo que la reserva cada vez está más amenazada por el crecimiento de la sociedad que demanda agua, madera y luz, lo que se suma a presiones como la minería y la tala ilegal, aunque por otro lado puntualizó: “cada vez hay más gente que sabe que nuestra vida depende de la naturaleza”.

Abundó que El Triunfo cuenta con presupuesto de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, pero dichos recursos cada vez son menores y por si solos no le permitirían a la reserva sobrevivir.

El Triunfo es hogar del pavón, quetzal mesoamericano, águila elegante, tucaneta verde, halcón enano, clorofonia corona azul, zopilote rey, tapir, zorra gris, mono araña, pecari de collar, nauyaca, lagartijas, el emblemático puma y el jaguar, el felino más grande del continente

El tamaño poblacional de este último es bajo, la alta perdida de hábitat y su estado de especie amenazada, son características que hacen que sea una especie prioritaria para la conservación.

Asimismo, cuenta con una gran diversidad de orquídeas, cícadas, plantas primitivas consideradas como fósiles vivientes y árboles de hasta 70 metros de altura, así como helechos arborescentes.

El Triunfo tiene reconocimiento internacional, el 3 de diciembre de 1993 fue inscrito en el Programa El Hombre y la Biosfera de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y es considerado como un Área de Importancia para la Conservación de las Aves.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *