Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

12 de agosto: Día Internacional de la Juventud




A partir del 2000, se inició la celebración por la Asamblea General de las Naciones Unidas

La relevancia de la población joven dentro del contexto nacional radica no solamente en su importancia numérica, sino principalmente por el desafío que significa para la sociedad garantizar la satisfacción de sus necesidades y demandas, así como el pleno desarrollo de sus capacidades y potencialidades particulares.

Educación

Un gran porcentaje de adolescentes de 15 a 19 años asiste a la escuela (62.4%), con respecto de los que no asisten (37.3 por ciento). En contraste, la asistencia escolar en los jóvenes de 20 a 24 representa 25.5% del total y para el grupo de 25 a 29, asisten 7.1 por ciento.

Este comportamiento puede ser explicado como la prioridad de un joven en lograr una meta educativa o la incorporación al mercado laboral, inclusive la combinación de ambas condiciones.

En lo concerniente al nivel de escolaridad de los jóvenes de 15 a 29 años, 32.9% cuentan con educación media superior, mientras que 19.4% cuentan con educación superior.

Respecto de los adolescentes de 15 a 19 años, 52.8% reportan escolaridad de nivel básico: 9% con primaria (6.7% completa y 2.3% incompleta), mientras que el 43.7% tienen al menos un grado de secundaria.

Mercado laboral

Una característica de los mercados de trabajo latinoamericanos es la persistencia de graves problemas de inserción laboral de personas jóvenes, con elevadas tasas de desempleo y la alta precariedad en el empleo juvenil .

En México, resultados del primer trimestre de 2018 de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) muestran que la tasa de desocupación de la PEA de 15 y más años, es de 3.2% a nivel nacional, es decir, 1.7 millones de personas, de los cuales 60.8% son hombres y 39.2% son mujeres.

Esta tasa es más elevada al referirnos a la población joven. El 5.8% de la PEA de 15 a 29 años, está desocupada. Destaca que la tasa más alta de desocupación en la población joven se presenta en el grupo de 20 a 24 años, con 6.7%; la tasa es 6.4% para el grupo de 15 a 19 años y 4.6% para el grupo de 25 a 29 años.

Otra característica del empleo en jóvenes es la alta proporción de ocupaciones informales que absorben a esta población activa.

Resultados del primer trimestre de 2018 de la ENOE señalan que, de los 15 millones de personas jóvenes ocupadas de 15 a 29 años, 59.5% (poco más de 8.9 millones) labora en el sector informal .

El trabajo informal en la población joven es predominantemente masculino. Seis de cada 10 ocupados informales (65.8%) son hombres, en tanto que 34.2% son mujeres.

La proporción de jóvenes de 15 a 29 años que se ocupan de manera informal y que no recibe remuneración por su trabajo es 13.7 por ciento. Por su parte, de los 8.9 millones de personas jóvenes ocupadas informales el 78% percibe ingresos por su trabajo, de las cuales 30.8% reciben hasta un salario mínimo; casi una de cada dos (46.6%) recibe más de uno y hasta dos salarios mínimos; 15.1% recibe más de dos y hasta tres salarios mínimos y solo 7.4% percibe tres o más salarios mínimos.

Por sexo, la diferencia es más evidente ya que en lo que respecta a las mujeres de 15 a 29 años, 42.5% percibe menos de un salario mínimo, mientras que 24.8% de los hombres jóvenes perciben este nivel de ingreso mensual; asimismo 9% de los jóvenes ocupados informales, recibe más de tres salarios mínimos, proporción que en las mujeres jóvenes es de solo 4.4 por ciento.

Datos de la ENOE del primer trimestre de 2018, indican que de los 15.9 millones de personas jóvenes de 15 a 29 años que forman parte de la PEA, 921 000 (5.8%) buscan trabajo; de este total, 81.4% cuentan con experiencia laboral, mientras que 18.6% nunca han trabajado.

Por otro lado, la ENOE estimó que al primer trimestre de 2018 el monto de la población joven No Económicamente Activa es de 15 millones de jóvenes de 15 a 29 años. Este conjunto de población se caracteriza por ser mayormente mujeres: 65.2% por 34.8% hombres.

Por sexo

La diferencia es más evidente ya que en lo que respecta a las mujeres de 15 a 29 años, 42.5% percibe menos de un salario mínimo, mientras que 24.8% de los hombres jóvenes perciben este nivel de ingreso mensual; asimismo 9% de los jóvenes ocupados informales, recibe más de tres salarios mínimos, proporción que en las mujeres jóvenes es de solo 4.4 por ciento.

Por sexo, la diferencia es más evidente ya que en lo que respecta a las mujeres de 15 a 29 años, 42.5% percibe menos de un salario mínimo, mientras que 24.8% de los hombres jóvenes perciben este nivel de ingreso mensual; asimismo 9% de los jóvenes ocupados informales, recibe más de tres salarios mínimos, proporción que en las mujeres jóvenes es de solo 4.4 por ciento.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *