En Brasil se vive momento difícil con Lula en prisión, admite presidente En Brasil se vive momento difícil con Lula en prisión, admite presidente
Analistas y juristas estiman que el caso no está concluido El presidente de Brasil, Michel Temer, admitió hoy que el país vive un “momento... En Brasil se vive momento difícil con Lula en prisión, admite presidente

Analistas y juristas estiman que el caso no está concluido

El presidente de Brasil, Michel Temer, admitió hoy que el país vive un “momento difícil en el foco político”, en una primera reacción del mandatario –sospechoso de participación en actos corruptos- al encarcelamiento de Luiz Inacio Lula da Silva.
“Continuamos en un momento difícil también en el foco político, pero tenemos que seguir adelante”, explicó Temer en un acto este lunes en el que detalló que las instituciones deben “cumplir la Constitución”.
“Cuando crees que no debes cumplir una norma jurídica desorganizas la sociedad”, agregó el mandatario, en un aparente comentario a la decisión de Lula da Silva de retrasar su entrega a la policía 26 horas, luego de que fue acusado de corrupción pasiva y lavado de dinero.
Presidente de Brasil desde 2016, cuando asumió tras un juicio político a Dilma Rousseff que la izquierda consideró un “golpe de Estado”, Temer ya fue objeto de dos investigaciones por corrupción, pero logró evitar la imputación por el apoyo del Parlamento.

Esto aún no termina

La Corte Suprema de Brasil, cuya decisión de negar el habeas corpus desembocó en la encarcelación de Luiz Inacio Lula da Silva el sábado, probablemente debatirá esta semana si es constitucional privar de libertad a condenados en segunda instancia, decisión que podría beneficiar al expresidente.
La presidenta del Supremo Tribunal Federal (STF), Carmen Lucia, criticada por la izquierda, rechazó hasta ahora que el plenario de la corte analice las llamadas “acciones directas de constitucionalidad” sobre la compatibilidad con la Carta Magna de la encarcelación de condenados en segunda instancia, como Lula da Silva.
Ello porque la Constitución brasileña de 1988 establece en su artículo 5, inciso LVII, que “nadie será considerado culpable hasta el tránsito en juicio de sentencia penal condenatoria”.
Así, algunos analistas y juristas estiman que el artículo es incompatible con el encarcelamiento de condenados en segunda instancia, pues aún quedan dos estamentos jurídicos para presentar recurso y, por lo tanto, el caso no está concluido.

Redacción